Suscripción | Área de Usuarios

Novedad

Desde el año 2014, Parcitank inició un proyecto de investigación a través de una línea del CDTI ( Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial) con el objetivo de dar una solución viable a un problema existente en todas las bodegas. Cuando un depósito de almacenamiento de vino no está completamente lleno y hay peligro de oxidaciones y pérdidas de calidad al estar expuesto al contacto con el oxígeno del aire.

Aunque existen soluciones, como la inertización (que tiene un costo elevado) o la utilización de depósitos del tipo siempre lleno ( máxima capacidad 15.000 lts.), ninguna es lo suficientemente atractiva como para resolver el problema definitivamente.

Parcitank ha patentado un nuevo producto que resuelve este problema sin producir costos y evitando trasvasar el vino de unos depósitos a otros. Este producto llamado Boina - Parcitank, tiene como objetivo ​convertir cualquier depósito existente en un sistema siempre lleno.

Se trata de una tapa de material plástico (TPU alimentario) que es hinchable y  que puede ser introducido y extraído del depósito por las bocas de hombre. Se infla y desinfla en el interior del depósito mediante un cuadro neumático, sin necesidad de efectuar ninguna instalación fija en los depósitos a utilizar.

Las particularidades de este producto son:

- Se puede fabricar en diámetros desde 1.500 hasta 5.000 mm).

- Es ligero.

- Una vez lleno de aire, flota sobre la superficie del líquido.

- Un único producto se puede utilizar en cualquier depósito del mismo diámetro.

- Cuando se le da presión (0.1 a 0.3 bar máximo) se convierte en una superficie rígida y totalmente plana,

aumentando su diámetro y ajustándose a la pared interior del depósito efectuando así un cierre hermético.

- Cuando se le quita presión se transforma en un elemento flexible y plegable pudiendo sortear cualquier

obstáculo del interior del depósito, como por ejemplo una sonda de temperatura.

- No es un equipo a presión ya que no trabajamos nunca por encima de 0.5 bar de presión máxima.

- Es de material TPU alimentario y cumple con todas las certificaciones alimentarias europeas y FDA.

- Es un material de fácil limpieza.

- Cuando no se utiliza ocupa muy poco espacio.

En definitiva, es una solución innovadora para conseguir la conservación óptima del vino en sus depósitos, evitando el contacto del aire con el vino y la pérdida de sulfuroso. También mantiene la cualidad sensorial inalterada.

Este producto recibió en Enomaq 2017 el premio a la novedad técnica.